martes, 1 de octubre de 2013

TRATAMIENTO GENÉRICO


Tal parece que algunas corrientes ideológicas como el feminismo, contravienen algunas reglas de nuestra gramática. NUESTRO IDIOMA, EL ESPAÑOL, POSEE LO QUE SE LLAMAN SUSTANTIVOS COMUNES EN CUANTO AL GÉNERO. Es decir, palabras que por su naturaleza son comunes tanto para el femenino como para el masculino. Por lo tanto, el solo hecho de decirle JefE a mi "jefA", no quiere decir que mi tratamiento sea sexista pues JEFE es una palabra que no tiene género ya que se trata de un cargo o un rango, mas no estoy haciendo referencia al sexo al cual pertenece el individuo que lo ostenta. Por otra parte el feminismo debe ser más de ACCIÓN que de léxico ya que de lo contrario estaríamos hablando de un eufemismo muy de moda por estos días.

Entretanto, en los libros de historia nos encontramos con el capítulo de "EL HOMBRE"; no por ello la palabra es sexista pues el capítulo está haciendo referencia a la especie humana, la cual igualmente la hacen ver como una RAZA, cuando en realidad en términos taxonómicos ya aclarados desde hace "milenios"... la humanidad o el Hombre no es una raza sino una ESPECIE del Reino Animal. Por tanto en los escritos, según el contexto, Hombre va con MAYÚSCULA INICIAL para denotar que hace referencia a toda la humanidad mas no al género en particular. Ahí vemos cómo lo ideológico torpedea lo que científicamente está aclarado.

Es así como al dirigirse a un público MIXTO... es INNECESARIO e incorrecto decir "colombianas y colombianos”, "Palmiranas y Palmiranos", "compañeros y compañeras", "bienvenidos y bienvenidas", "hermanos y hermanas", “oyentEs y oyentAs”, etc. Expresiones que mantienen a flor de labios muchos dirigentEs y "dirigentAs" políticas, multiplicando el error en muchos estratos y áreas del conocimiento humano. Por consiguiente... sí es correcto nombrar ambos géneros, SOLO cuando el masculino y el femenino son palabras diferentes, por ejemplo: "mujeres y hombres", "toros y vacas", "damas y caballeros", etc.

¿Presidente o Presidenta? - Detallito lingüístico. Aprendamos bien el español y de una vez por todas porque no es que tenga algo en contra del género femenino sino del mal uso del lenguaje. Dejémos de secundar la incultura de quienes dicen ser CULTOS y/o feministas.

En español existen los PARTICIPIOS ACTIVOS como derivados verbales; como por ejemplo, el participio activo del verbo atacar, es atacante; el de sufrir, es sufriente; el de cantar, es cantante; el de existir, existente; etc. Un participio activo no es mas que un derivado verbal que termina en -nte y denota capacidad de realizar la acción que expresa el verbo del que deriva. Muchos proceden de participios de presente latinos y hoy se integran, en su mayor parte, en la clase de los adjetivos (alarmante, permanente, balbuciente) o de los sustantivos (cantante, estudiante, PRESIDENTE); algunos se han convertido en preposiciones (durante, mediante) o en adverbios (bastante, no obstante).

Por esta razón, cuando queremos nombrar a la persona que denota capacidad para ejercer la acción que expresa el verbo, se le agrega la terminación '-NTE'. Por lo tanto, las mujeres en el Poder, que ocupan determinados cargos públicos y/o corporativos, como el de la presidencia se les dice mas bien presidentE mas no presidentA, concejal mas no concejaLA, miembro mas no MIembra ya que se trata de un cargo al cual no está haciendo referencia al género al cual pertenece el personaje que lo ocupa, es decir que se trata de una palabra COMÚN al género. (Fuente: Términos lingüísticos, Diccionario Panhispánico de Dudas).

Teniendo en cuenta los anterior, Se dice capilla ardiente, no ardientA. Se dice estudiante, no estudiantA. Se dice adolescente, no adolescentA. Se dice paciente, no pacientA. Se dice Juez y no JuezA. Se dice comerciante, no comerciantA. Se dice cliente, no clientA. Para eso se usa el artículo: La -.

Por ejemplo, Cristina Fernández de Kirchner, es LA presidentE de Argentina y Dilma Rousseff, la pupila de Lula, es LA presidentE del Brasil. Como lo es igualmente, Laura Chinchilla, LA presidentE de Costa Rica y por otro lado, Angela Merkel, LA Canciller Federal de Alemania, mas no CancillerA.
Por otro lado, Luz Marina Bustos Castañeda es la primera mujer en ocupar la subdirección de la PONAL de Colombia. Para ella su tratamiento dentro de la institución es "Mi General Luz Marina" mas no, Mi GeneraLA. A eso se debe el uso de su nombre de pila posterior a su rango, con el objeto de distinguirla dentro de sus homólogos varones de la institución, a quienes se les trata con su respectivo apellido.

Ahora mira cómo se escucha de feo la siguiente expresión:
"La pacienta era una estudianta adolescenta sufrienta, representanta e integranta independienta de las cantantas y la velaron en la capilla ardienta ahí existenta"

¿Qué mal suena ahora la palabra PresidentA o GeneralA... o no? Es siempre bueno aprender de qué y cómo estamos hablando, porque no existen Hombres cultos sino Hombres que se cultivan... si aprendiste la lección Hombres, está haciendo referencia a la ESPECIE HUMANA... ¿captas, capullo?

CONTRA LA TONTUNA LINGÜÍSTICA. Y ahora, la pregunta: nuestros políticos y políticAs, muchos periodistAs y periodistOs, ¿hacen mal uso de nuestro idioma por motivos ideológicos o por ignorancia de la Gramática de la Lengua Española? Pienso que por ambas razones. Es más, creo que la ignorancia les lleva a aplicar patrones ideológicos y la misma aplicación automática de esos patrones ideológicos los hacen ver más ignorantes (a ellos y a sus seguidores) ya que no es lo mismo ser UN CARGO PÚBLICO que UNA CARGA PÚBLICA. O sino que nos lo diga Nicolás...